La pérdida de libido en mujeres maduras

La pérdida de la libido o la disminución del deseo sexual es uno de los fenómenos que más se estudian al buscar asociar la sexualidad, la vida de las mujeres y la edad. Al respecto buena parte de los estudios llegan a la conclusión que a partir de los 45 años esta situación se acentúa.

En muy buena medida la explicación de los expertos gira en torno a un decrecimiento de los niveles hormonales que están asociados a la menopausia, ya que son la explicación para que se den modificaciones en el deseo y en la manera en que opera todo el mecanismo sexual de la mujer madura que tanto gusta en http://www.viejasfollando.xxx/orgasmatrix/.

La libido y su pérdida en las mujeres mayores

Es entonces durante la menopausia cuando las mujeres van a notar una dificultad cada vez mayor para excitarse e inclusive que son menos sensibles a las caricias, lo que puede desembocar en que se experimente una disminución del interés sexual en sus vidas.

Igualmente los niveles de estrógenos tienden a ser cada vez más bajo y una situación en la que decrece el suministro de sangre hacia la vagina, lo que significa que la lubricación vaginal va a ser cada vez menor y que en definitiva las relaciones sexuales se dificulten.

De todos modos no hay que reducir todo el fenómenos al nivel bajo de los estrógenos, ya que no son los únicos culpables que el deseo sexual disminuya. Hay a su vez otros factores que van a influir en el interés sexual de la mujer como es el caso de la ansiedad, estrés, depresión, los problemas de salud en general y hasta la utilización de determinados fármacos.

¿Afecta a todas las mujeres la menopausia en su deseo sexual?

La respuesta es que el deseo sexual no se ve afectado por la menopausia del mismo modo en todas las mujeres. Al respecto se pueden ver casos de mujeres que después de la menopausia van a experimentar que su deseo sexual por el contrario aumenta, quizá porque en ese momento de la vida hay una disminución importante de la ansiedad, ya que se pierde el temor del embarazo, por ejemplo.

Por otro lado, con la reducción de labores como la crianza, el trabajo y similares, las mujeres van a vivir de una manera cada vez más relajada y por ende disfrutar de modo pleno de su vida sexual a diferencia de otros momentos de la vida.

En conclusión, lo más importante en estos casos, es aprender a prepararse para cuando llegue el momento y no preocuparse en exceso, ya que se trata de manera principal de una cuestión mental sobre cómo se enfrenta cada etapa de la vida.